sábado, 29 de julio de 2017

Mujeres



¿Dónde están las mujeres? Nos cruzamos con muy pocas solas, si las comparamos con el número de varones. En la calles no se las ve sentadas como a ellos,
en los soportales, conversando con otros en la calle, en los puestos de venta, no vemos ni una entre el personal de los hoteles. 
Están en los mercados, acompañadas por algún varón, o de otras mujeres.
Trabajan en el campo con la azada, acuden con su familia a ver el estreno de la última película en hindi de Bollywood, o en los templos con sus hermanas ocupan la mitad del
templo, juntas formando un arco iris radiante a los pies de las diosas, y los dioses. 
Alguna hemos visto vistiendo uniforme militar, pocas son las que conducen una moto. La mayoría viajan de paquete con los dos hijos y el marido es el único que lleva
casco.  Buscan los hombres a una mujer que como Sita sea un ser pasivo, casto, devoto y fiel. Mujeres guardianas y hacedoras de la tradición es lo que buscan en la esposa las familias y conciertan los matrimonios entre ellas.
Visitamos los havelis, pero no nos muestran los pasadizos, ni los tú de los cuales el hombre podía acceder al espacio femenino, al zenanah. Habitaciones que se abren hacia patios, hacia los jardines interiores con sus fuentes, me recuerdan al  harem. Privadas de libertad  entraban siendo niñas en este haveli y ya no habrían a salir vivas de aquí. Su vida era purdab, exclusión. La autoridad la tenía la mujer de mayor edad, y ella instruía a las demás. 
En 1955 vestir el sari era símbolo de abandonar la vida en el purdab, y muchas
se vistieron con los saris de mil colores. Pero no se eliminó la dore, ni la exclusión de su
derecho a la herencia, ni se permitió el matrimonio entre castas o de libre elección. 
El analfabetismo aún hoy no ha sido erradicado, aunque cada vez es mayor el
número de mujeres que accede a los estudios académicos. Son tantas las cadenas que
hay que romper. La violencia física ejercida por la suegra que pasa de ser víctima a
verdugo, la del marido, la lucha contra la dote, las compañas contra las violaciones que
aquí clasifican como: violación por autoridad, violación de casta, la violación ejercida
por la policía como la que sufrió en 1980 Mathura, y tantas otras mujeres. Las leyes
personales, dividen a las mujeres, atadas al orden de esa familia extensa ser mujer en la
India es una maldición. 
Encuentran las mujeres inspiración en la diosa Drampadi, hija del fuego, que fue
polígama y tuvo cinco esposos, a los que libró del enemigo y salvó con la ayuda de
Krishna como cuentan en el Mahabharata10. Mujeres que sufren y se sacrifican son las
semillas de la identidad de estas mujeres.
Nos hemos encontrado con muchas que en los fuertes que hemos visitado nos
han pedido fotografiarse con nosotras. Y he bailado con ellas, bajo el sari rojo en la
calle, protegida por el corro de una multitud que iba en busca de la Ganesha. 
Volved vuestra mirada hacia la Madre Durga, hacia la fuerza de Kali, hacia el
valor de Radha, y la determinación de Parvati, que disfrutó de un espacio propio
compartido tan solo con otras mujeres. Escuchad a Vandana Shiva que abre caminos
hacia el equilibrio entre el medio y el desarrollo no perdiendo el saber ancestral que nos
permite alimentarnos de forma sana,  guardando las semillas que volveremos a plantar,
y conservar esas cientos de variedades de arroz que conserva la capacidad de germinar.
Disfrutad de la mirada cinematográfica de Deepa Mehta que nos abre un análisis sobre
la historia y muestra alternativas ante el dolor que sufren las mujeres, las viudas, las
lesbianas, los emigrantes que están en Canadá, bajo el yugo de la tradición.                                                


10 Mahabharata es uno de los textos épicos más elogiados dela tradición india. Su composición data del 330 a. de C . Cuenta las historias de las tribus que vivía en el Valle del Indo entre el Ganges y el Yamuna en el año 1000 a. de C.

Mantro a Ganesha, repito ciento ocho veces su mantra: 
.- OM GAM GANAPATAYE NAMAHA Mantremos juntas, por las niñas, por las que
han conseguido nacer y superar el peligro de la amniocentesis furtiva, por ellas que han
roto la tradición del infanticidio por ser hembras. Mantremos para pedir que sean como
la flor del loto, capaces de crecer entre el fango, sin ser mancilladas, y florecer,
hermosas, resplandecientes. Mantremos por todas ellas, para que puedan superar todos
los obstáculos con lo que se encontrarán y puedan ser libres para decidir su vida. 

OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA
OM GAM GANAPATAYE NAMAHA   OM GAM GANAPATAYE NAMAHA

No hay comentarios:

Publicar un comentario